Plazoleta superior

Plazoleta

La Plazoleta colgante, a la entrada de la basílica superior, ha sido construida con doble función: para proteger y hacer visibles las excavaciones arqueológicas del antiguo pueblo de Nazaret y para unir los dos santuarios de la Anunciación y de San José, a través del recorrido que bordea el convento franciscano.

En el centro de la plazoleta se ha ubicado el baptisterio creado de la copia de los esposos Bernd Hartmann-Lintel e Ima Rochelle, artistas alemanes de bronce y mosaico, que representa al interior del baptisterio el Bautismo de Jesús en el Jordán con la bajada del Espíritu Santo. Dentro del Baptisterio se conserva el preciado modelo en madera de la reconstrucción cruzada de la basílica, según la hipótesis del P. Viaud, que la estudió al inicio del siglo XVIII.

El pavimento de la plazoleta está decorado con piedra blanca y negra con los escudos de la orden franciscana y de la Custodia y con una gran vid llena de racimos de uva y de aves que se alimentan de ella.

Una imagen que retoma un antiguo motivo iconográfico paleocristiano, que aludiría a Jesús, verdadera vid, que alimenta a los creyentes. El árbol podría recordar también al de la parábola del pequeño grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo. Era la semilla más pequeña de todas pero, una vez crecido, fue más grande que las demás plantas del hurto y se convirtió en árbol, tanto que las aves del cielo venían a anidar entre sus ramas" (Mt 13,31-32).

Plazoleta superior